RESERVA
ON LINE
Entrada
Salida
Tipo de Habitación
Código Promocional
CONSULTAR DISPONIBILIDAD

HISTORIA

Han transcurrido más de 150 años desde que Manuel Sicilia fundara un balneario después de localizar en Jaraba un manantial de aguas termales, unas aguas con poderes curativos que ya habían utilizado los romanos tiempo atrás. Sobre los orígenes de la historia de los Baños de Jaraba se cita un texto escrito por un monje que narraba la siguiente noticia:

'...Salieron los romanos de Bilbilis en una de las frecuentes excursiones por el contorno de la ciudad, y en una mañana fría de invierno llegaron al Xaral sorprendiéndoles el fenómeno de que, de trozo en trozo y entre los zarzales y malezas, flotaban a raíz de tierra, espesas nubecillas de humo. Para comprobar el fenómeno se acercaron a los sitios donde brotaban dichas nubecillas, y vieron, que lo que creían humo, no era otra cosa que el vapor desprendido por las aguas termales, las cuales les sirvieron para calentarse las manos ateridas de frío, por cuyo efecto prodigioso llamaron a los manantiales de aguas calientes del Xaral las "Aguas de las Ninfas"...'

El Balneario Sicilia, antes Baños de San Vicente, comprendía un solo edificio para baños y hotel, en cuyo interior estaban los manantiales de " San Vicente" y "Santa Dorotea".

Desde 1860, cuando las aguas minero-medicinales son declaradas de utilidad pública.
La vida del Balneario Sicilia corre paralela a la de los balnearios europeos que vivieron años de esplendor a finales del siglo XIX y principios del XX (lugar de visita habitual de la nobleza) y que pasaron más tarde por periodos de decadencia después de las guerras acaecidas en Europa y en España. A partir de los años cincuenta vendría una recuperación y familias pasaban largos veranos en los balnearios.

Pero el gran cambio se produjo en 1977 cuando José María Sicilia revolucionó el concepto de termalismo abriendo el establecimiento durante todo el año y no solo en los meses de verano como hasta entonces ocurría en todos los balnearios de España.

José María Sicilia fue pionero en la creación de un nuevo concepto de termalismo en España. En 1988 adquirió el Balneario Serón, situado muy cerca del de Sicilia, ampliando así su proyecto termal.

Desde el año 2000 se han acometido importantes transformaciones, ampliando y remodelando las instalaciones, proyecto realizado por el arquitecto Joaquín Sicilia que convirtió al Balneario Sicilia en un espacio moderno y confortable, donde ofrecemos, junto a los tradicionales tratamientos terapéuticos, novedosas técnicas de relajación y descanso, así como programas especiales para niños.

Podemos estar orgullosos de esta larga historia, con una tradición familiar y empresarial de evolución y mejora continua de instalaciones y servicios. Es difícil encontrar un periodo de tiempo en el que no se hayan introducido innovaciones pioneras buscando adecuar las instalaciones del balneario y sus servicios a las nuevas necesidades de los nuevos clientes.

En 1908 el Balneario Sicilia recibió la Medalla de Oro de la Exposición Hispano-Francesa de Zaragoza por la calidad de sus aguas termales. Cien años después, coincidiendo con la Exposición Internacional de Zaragoza 2008, se le otorgó la medalla Basilio Paraíso a la trayectoria centenaria.

La piscina termal ubicada en una gruta natural, obtuvo el Accesit en el Premio de arquitectura Ricardo Magdalena en el año 2000.

En 2001 el Gobierno de Aragón otorga la Primera Medalla al Mérito Turístico a José María Sicilia Baró, en reconocimiento a toda una vida dedicada al termalismo, hasta convertirlo en uno de los mejores exponentes del turismo de calidad de Aragón.

Nuestros balnearios han sido declarados de Interés Turístico de Aragón.