ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER
ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER

Jaraba, una experiencia inolvidable

Enclavada en la comarca de la Comunidad de Calatayud, Jaraba se asienta a orillas del río Mesa. La localidad es punto de paso y encuentro. El primero de ellos por su parada obligada desde la antigüedad entre la ciudad romana de Bílbilis y sus otras menores en las vecinas provincias de Soria y Guadalajara, remontando el río Mesa a través del puente del Diablo hacia los extensos campos de Castilla y Molina de Aragón.

El segundo por sus afamadas instalaciones balnearias, incluidas entre las más conocidas de España, por sus aguas mineromedicinales y la belleza de sus paisajes. Su término municipal se extiende al sur de la comarca y con sus 42,91 km2 engloba diferentes unidades o hábitats naturales que hacen de por sí un entorno a la vez agreste, ondulado y dócil en sus cimas, y cálido y verde en sus valles.

Su población se mantiene constante desde hace años y ronda los 300 habitantes, destacando la elevada esperanza de vida –quizás sea debido a las aguas mineromedicinales de sus numerosos manantiales-, como indicador demográfico de especial relevancia y su población activa, dedicada principalmente a la pujante industria del agua, embotelladoras y balnearios, ligada a los grandes acuíferos subterráneos.

El núcleo urbano se alza a 767 metros de altitud, propiciando un clima mediterráneo continentalizado, de inviernos fríos y veranos cálidos, con precipitaciones que se distribuyen equitativas entre las estaciones equinocciales.

Las temperaturas presentan en ocasiones grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche, y sobre todo por la sequedad ambiental, aunque se percibe la influencia húmeda del río Mesa, más fresca junto al cauce fluvial.

Jaraba, Villa termal excelente

La localidad de Jaraba recibió la distinción de “Villa Termal Excelente” en el año 2011, reconociendo el elevado nivel de calidad en los servicios que ofrece como entidad local que acoge en su territorio instalaciones balnearias con aguas mineromedicinales. Este certificado comprende distintos estándares de calidad, como la dirección, planificación y gestión integral de la Villa Termal, una valoración de los recursos hidrominerales y del aprovechamiento mineromedicinal o la gestión de la oferta turística, de alojamiento y restauración, entre otros. Para conseguir la calificación de excelente, el municipio alcanzó una puntuación superior al 80% en todos los estándares de calidad evaluados.

Las razones para que la localidad de Jaraba sea tan conocida fundamentalmente son dos, que además se encuentran íntimamente relacionadas. La primera de ellas es su paisaje, y la segunda sus balnearios. Las hoces, foces, cañones o desfiladeros, al sur del término municipal, son grandes cicatrices en el suelo, de casi un centenar de metros que tanto el río Mesa como el barranco de la Hoz Seca o de la Virgen –como se le conoce en la población–, entre muchos otros, han ido excavando a lo largo de miles de años sobre los materiales sedimentarios cretácicos. Sobre la base de este paquete compacto de rocas se adaptó el hombre desde la antigüedad. Las muestras de arte rupestre, grabados y otros elementos más recientes hacen de este territorio un parque etnológico de gran riqueza. Algo más al norte de las hoces del río Mesa se localiza el pliegue anticlinal del balneario de La Virgen, que es realmente la causa del origen de los baños, manantiales, fuentes, acequias, y cómo no, de los balnearios y de las instalaciones embotelladoras de agua. Este proceso hidrogeológico se explica con más detalle en el interior de la guía. Pero además de todo esto, el cuaderno de viaje pretende ser una guía que profundice un poco más sobre otros aspectos destacados de la población, elementos que pasan desapercibidos al visitante y que poseen cierto interés. Algunos de ellos han sido recopilados por la población local, otros se han entresacado de la bibliografía existente y los más se han investigado por cuenta de los autores. Hay que destacar en los últimos años el papel de la localidad desde el punto de vista cultural, la dinamización llevada a cabo desde el Ayuntamiento, la oficina de turismo, la
Asociación de Iniciativas Turísticas de Jaraba, la comarca o a título individual por otras personas, merecen ser mencionadas: la creación de la exposición permanente del Juguete Recortable, marcha senderista “Balnearios de Jaraba” (séptima edición en 2018), congreso anual de “Educación en Democracia Activa”, señalización de senderos y publicación de folletos, feria de oficios antiguos, diversas jornadas y conferencias organizadas por la asociación y turismo de Jaraba, pruebas del
campeonato de Aragón de “Team Penning”, carrera del agua,…, que han propiciado el crecimiento exponencial de visitantes y turistas, la creación de nuevos alojamientos turísticos y otros servicios, etc.

Jaraba, Ciudad Amiga de la Infancia

El reconocimiento “Ciudad Amiga de la Infancia” (CAI) se concede cada dos años tras un proceso de evaluación a los municipios e instituciones que se presentan a la
convocatoria del programa. Tras el análisis de las líneas de actuación de la política pública diseñada en relación a la infancia y la adolescencia en Jaraba, UNICEF otorgó el sello de Reconocimiento CAI para el periodo 2016-2020 a esta localidad. Los niños, jóvenes y el público en general disponen de una exposición permanente de juguete recortable y la ludoteca Eustaquio Castellano gracias al empuje del pleno infantil de Jaraba.

Bandera, escudo y nombre de Jaraba

Por Decreto 330/2003, de 16 de diciembre, del Gobierno de Aragón, se autoriza al Ayuntamiento de Jaraba, para aprobar su escudo y bandera municipal. Tanto un elemento como el otro y sus colores adoptan elementos que referencian a la población. Por un lado, en el escudo se muestra la fuente-peirón de San Antón, con sus cuatro caños de bronce en forma de ave que manan agua. Zona superior con tres cuadrados en losange (azules y fileteados en plata) –quizás haciendo referencia a los tres edificios termales–. Rematado el escudo con la corona real abierta. La bandera, de fondo amarillo, con semicírculo azul al asta, y los tres cuadrados azules en losange, al batiente, donde el primero de ellos “mana” del semicírculo, a modo de manantial de agua. Más enrevesado es el origen del nombre de “Jaraba”. Según D. Lorenzo Calavia Santos, en “Joyas de Aragón. Reseñas históricas de Jaraba, de sus afamados baños y de su milagrosa Virgen” (pág. 49), viene a decir que el barranco de la Hoz era en época romana un bosque de espinos y zarzas, llamado “el Xaral” (voz prerromana “sarza”) y su transformación en “Xaraba”.  Posteriormente, evolucionaría en “Jaraba”, al igual que el cercano río “Xalón”, que evolucionó a “Jalón”. Otra acepción más acertada se encuentra en la expresión árabe Jarab, que significaba “bebida abundante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 7 =